FT-CI

¿Puede la lucha de la clase obrera abrir un nuevo acto del proceso revolucionario?

Oleada de huelgas en Egipto

19/07/2012

Por Juan Andrés Gallardo

A pocas semanas del triunfo electoral de Mohamed Morsi, el candidato de la Hermandad Musulmana (HM), en las elecciones presidenciales de Egipto, el domingo 15 de julio más de 24.000 trabajadores de la empresa textil estatal Mahalla Misr Spinning and Weaving han iniciado una huelga indefinida en demanda de un aumento de salarios, mayores beneficios al jubilarse y la exigencia de la destitución de los funcionarios del viejo régimen de Mubarak que aún continúan en la dirección de la empresa. Además, piden al gobierno un plan de inversiones para el desarrollo y reconstrucción de conjunto de la industria textil.

Al cumplirse el tercer día de paralización la oleada de huelgas se ha extendido a otras siete fábricas textiles de provincias vecinas como Alejandría y otras dos ciudades del delta del río Nilo, mientras que en Mahalla miles de trabajadores de Spinning and Weaving se encuentran en estado de movilización y varios cientos de ellos ocupan el edificio administrativo de la fábrica para garantizar la huelga.

No se trata de una fábrica cualquiera sino que es la planta textil más grande de Egipto y en la que los trabajadores vienen haciendo una experiencia de huelgas, luchas y movilizaciones durante los últimos años. Los textiles de Mahalla protagonizaron huelgas y levantamientos regionales bajo la dictadura de Mubarak (como en 2006 y 2008) y fueron junto a otros sectores de trabajadores, como los del Canal de Suez, judiciales y empleados públicos un componente central de las movilizaciones de enero y febrero de 2011 que terminaron con la caída del dictador. Lejos de contentarse con esto, los trabajadores continuaron realizando distintas medidas de lucha bajo el gobierno del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) que tomó el poder tras la caída de Mubarak y que mantuvo la ley de emergencia, prohibiendo las huelgas y persiguiendo y abriendo causas judiciales a los principales dirigentes obreros de la región.

La huelga de Mahalla ya generó gran simpatía, y ha comenzado a extenderse a otras regiones no solo dentro de la industria textil sino también en otras ramas. Este es el caso de la Cerámica Cleopatra de Suez donde los trabajadores se enfrentaron con el ejército y fueron reprimidos el martes 17/7 por haber ocupado una serie de edificios públicos en demanda del procesamiento del dueño de la empresa de cerámicos, que es un ex miembro del partido de Mubarak, y en repudio a la connivencia entre este y los funcionarios gubernamentales. Los trabajadores de Cleopatra habían entrado en huelga en marzo para pedir un aumento de sueldo y el pago de bonos a lo que la patronal respondió con una serie de despidos y ataques a los trabajadores, desatando la situación actual en la que le exigen al gobierno de Morsi que intervenga para garantizar el aumento de sueldos y beneficios.

Estos nuevos procesos de lucha, en lugares emblemáticos como Mahalla, podrían expresar ilusiones en que, tras el triunfo de Morsi en las elecciones del mes pasado, finalmente se cumplan las demandas más profundas de los trabajadores y el pueblo Egipcio que fueron postergadas durante la dictadura proimperialista de Mubarak y el posterior gobierno provisional del CSFA.

Los trabajadores de Mahalla hicieron pública una carta abierta a Morsi que reúne sus exigencias y donde le "recuerdan" que fueron los trabajadores y el pueblo quienes derrocaron al gobierno de Mubarak y que su lucha es la de alcanzar los "objetivos de la revolución".
La oleada de huelgas parecería estar dando una nueva dinámica a la situación en Egipto, al mismo tiempo que vuelve a poner sobre la mesa las demandas del proceso revolucionario abierto tras la caída de Mubarak.

¿Hacia una nueva dinámica en el proceso revolucionario?

La huelga de los trabajadores de Mahalla irrumpe en un escenario político dominado por los roces y negociaciones entre el gobierno de Morsi y el CSFA que tiene el verdadero poder en sus manos.
Durante los últimos meses el proceso revolucionario abierto en Egipto tras la caída de Mubarak ha venido siendo canalizado "por arriba" mediante la polarización política generada entre los Hermanos Musulmanes, que son la principal fuerza política con extensión nacional (y con lazos y redes de ayuda entre los sectores más empobrecidos del campo y la ciudad), y el CSFA que por medio de una serie de decretos y jugadas políticas dejó a la institución presidencial vacía de atribuciones y prácticamente sin ningún poder real, además de clausurar el parlamento elegido en noviembre del año pasado donde los HM y los salafistas (islamistas ortodoxos) eran la mayoría. (Ver “Abajo el golpe reaccionario del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas”).

Aunque en un primer momento pueda estar motorizado por las ilusiones generadas por la llegada al gobierno de la HM, el actual proceso de huelgas podría desatar una nueva dinámica que saque al movimiento surgido tras la caída de Mubarak del impasse en el que había entrado tras la violenta represión a las movilizaciones de fin del año pasado y el desvío que significó la puesta en marcha del calendario electoral. Este último tuvo el objetivo de llevar al proceso revolucionario hacia el callejón sin salida de tener que optar entre un candidato abiertamente mubarakista puesto a dedo por el CSFA, por un lado, y a la HM por el otro, que tiene un programa neoliberal de reformas y privatizaciones en lo económico y que en el terreno de la política exterior se propone mantener el statu quo con Israel y EEUU.

Habrá que ver la dinámica que toma en las próximas semanas, pero en lo inmediato las exigencias de los sectores que están saliendo a luchar serán un dolor de cabeza para Morsi que, como lo hizo desde el primer momento, está negociando con los militares los términos y atribuciones de su presidencia. (Ver “El ejército garantiza su poder tras el triunfo de la Hermandad Musulmana”).

En este terreno no viene teniendo mucho éxito como lo demuestra la anulación por parte del Tribunal Constitucional Supremo (digitado por los militares) de un decreto presidencial emitido por Morsi la semana pasada para restablecer el Parlamento. Sin embargo la reciente visita de Hillary Clinton tuvo el objetivo de darle el visto bueno del imperialismo al gobierno de Morsi (aunque sin desacreditar a la junta militar). Clinton se reunió con el jefe de los militares, Tantawi, para dar su “firme apoyo a la transición democrática” y a su vez visitó a Morsi para garantizar el statu quo regional y la moderación política a cambio de la posibilidad de destrabar un préstamo por 3.200 millones de dólares por parte del FMI para dar oxígeno a la arruinada economía egipcia.

Si bien existe un relativo consenso entre el imperialismo y la burguesía egipcia para que la “transición” hacia un nuevo régimen vaya hacia un “modelo turco” (donde conviven el islamismo moderado con las fuerzas armadas, que son el verdadero pilar del estado y el régimen), este intento puede quedar trunco si ante un gobierno estructuralmente débil, como el actual, y con una crítica situación económica, el proceso de huelgas y movilizaciones comienzan a acelerar la experiencia con el “gobierno islamista” reabriendo el proceso revolucionario e inaugurando un nuevo acto, donde la clase obrera vuelve a ser un factor de peso en la calle egipcia.

18 de julio de 2012

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periodicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)