FT-CI

Cumbre sobre cambio climático en Copenhague

Algo huele a podrido en Dinamarca

10/12/2009

El imperialismo ha implicado las peores formas de destrucción ecológica en términos de saqueo de recursos, destrucción de relaciones sustentables con la tierra, y la descarga de desperdicios caen mucho más en la periferia que en los países centrales” (John Bellamy Foster, “El imperialismo ecológico”)

El clima social y político (también) se calienta. Al cierre de esta edición, la policía danesa abordó a jóvenes ambientalistas al llegar a Copenhague y allanó sus pertenencias y camionetas; y cerca de ahí, unos 200 policías asaltaron uno de sus campamentos.

Este 7/12 dio inicio la Conferencia de la ONU en Copenhague, que se extenderá hasta el 18/12. Participan más de 190 Estados y aseguran su presencia los jefes de las potencias imperialistas. EE.UU., Francia, Inglaterra, Alemania, más China y Brasil entre otros, estarán presentes y discutirán qué hacer con el creciente deterioro ambiental.

La matriz del problema

A diferencia de 1997 cuando se firmó el tratado de Kioto [1], hoy nadie niega el calentamiento global y se asume la “acción del hombre”. No queda espacio para maniobras y retórica. Sin embargo, la “acción del hombre” intenta esconder las formas de producción capitalista. Y no puede haber pasos sustanciales bajo la lógica del capital. Lo que manda es la maximización de ganancias, la competencia y la propiedad privada; y sus formas de producción son incompatibles con una utilización racional de los recursos. Para ellos el cambio climático es un problema no en tanto que afecta las condiciones de vida y salud, si no en tanto que perjudica parcialmente sus ganancias, a través del aumento del costo de las materias primas y la generación de energía.

Por eso, su pretensión de reglamentar las emisiones de carbono, es similar a pretender ordenar el intercambio mundial (como se demostró en la crisis de la Ronda de Doha). Y esto es un problema (serio, problema). Una muestra de ello es el reciente texto que salió a la luz, donde los EE.UU. y Gran Bretaña imponen mecanismos que niegan todo “marco legal vinculante” y una escasa financiación a los países de industrialización intermedia que son dependientes, abriendo la crisis que se venía oliendo.

Y es que, la extracción de materias primas y la producción de energía están organizadas en función de las demandas de los países imperialistas, donde vive el 20% de la población mundial y se consume el 80% de los recursos mundiales. Por eso tratan de inculcar la idea de que el cambio climático es “un problema de todos” y que “entre todos debemos resolverlo” (“protege tu jardín y protegerás el bosque”, vociferan). Nada más ridículo y perverso. En este marco, ONG’s y figuras como Noemi Klein suplican algún acuerdo; y lo que es peor: saludan la llegada de Barack Obama y le exigen a los países africanos que acepten las miserias y maniobras imperialistas como el “mal menor”. China, Brasil y la India, no admiten la propuesta del bloque anglosajón, y exigen financiación de los países desarrollados. Los europeos especulan e intentan que no les estalle la Cumbre al empezar.

Quiénes consumen y quiénes contaminan

El CO2 (dióxido de carbono) es el principal gas del efecto invernadero (GEI), y crece a partir de la combustión para la generación de energía, el transporte automotor y la aviación. Asimismo, la deforestación se extiende brutalmente destruyendo ecosistemas y acotando la capacidad natural de bosques y selvas que funcionan para absorberlos. Estos cambios en el uso del suelo contribuyen en un tercio a las emisiones de GEI.

Los derivados del petróleo, el carbón y el gas son los mayores exponentes y actual base de la matriz energética. EE.UU. y China concentran más del 35% de estas emisiones de CO2 a nivel mundial, utilizando básicamente carbón y petróleo. La Unión Europea (EU 25), Rusia y la India completan el podio sumando otro 25%. La Argentina emite un 0,9, México 1,5 y Brasil 2,5% del total mundial [2].

A la vez, bajo el concepto “huella de carbono”, se calculan los niveles de emisión en relación con el consumo per capita de energía, destacándose los fuertes contrastes entre un norteamericano que promedia las 20 toneladas, o las de un inglés que supera las 12 t, con la de un argentino que oscilaría en las 8 t, ubicándonos en el puesto 53 del ranking mundial de emisiones de CO2/año por habitante.

Promesas en papel

Ante semejante desigualdad, la sola idea de un “desarrollo sustentable” a nivel mundial, se derrumba con sólo nombrarlo. Como bien expresa James O’ Connor: [3] “En ningún país capitalista desarrollado existe una agencia estatal o mecanismo de planificación de tipo corporativo que se ocupe del planeamiento ecológico, urbano y social integrado. La idea de un capitalismo ecológico, o de un capitalismo sostenible, no ha sido teorizada siquiera de manera coherente, por no hablar de que se haya visto plasmada en una infraestructura institucional”.

Algunas estimaciones arrojan, además, que se necesitarían unos 67.000 millones de euros durante diez años para mitigar el calentamiento global. Una cifra sin duda muy alta, aunque muy pequeña si la comparamos con el salvataje a los bancos durante la crisis financiera, los gastos militares que alcanzan los 980.000 millones por año o los gastos en publicidad que superan los 350.000 millones [4].

El principal contaminante, EE.UU., mientras conspira con su eterno aliado inglés, diseña planes que preparan restricciones a las importaciones en base a “permisos anuales negociables de emisión”. China, Brasil y la India, repiten la necesidad de una financiación por parte de los países centrales para reestructurar su ciclo de emisiones. Por su lado, la Unión Europea (UE 25) y Japón, proponen un 20 y 25% respectivamente. Pero poco y nada habrá. Las promesas son unilaterales, por bloques, y lejos de establecer una coordinación contra el calentamiento global, están abriendo disputas entre los distintos Estados.

Soluciones de mercado

En este marco, las “soluciones” que giran en Copenhague para mitigar las emisiones de GEI van sobre tres ejes: reconversión a “energías renovables”, aplicación de “tecnológia verde” y la creación de un “mercado de carbono”. Este último (que impulsa sobre todo el capital financiero), se basa en topes de emisión por país, impuestos y papeles negociables, que trasladan la crisis de los Estados imperialistas hacia la periferia. Los monopolios podrán comprar permisos afuera y seguir emitiendo a los mismos niveles que quieran. A la vez, establecería las restricciones al intercambio comercial.

En cuanto a las “energías renovables”, la eólica, solar, geotérmica y biomasa, serían las medidas más coherentes. Sin embargo la más promocionada entre ellas, el biocombustible, presenta serios cuestionamientos ya que el capital sigue reconvirtiendo tierras, extendiendo la frontera agrícola y deforestando bosques y selvas; como en el centro y norte de Argentina y Amazonas, bajo formas de producción basadas en mares de agrotóxicos, monocultivo y transgénicos.

Otra consecuencia es la tendencia que toma esta agricultura hacia la producción de combustibles, provocando una seria disminución del total de alimentos disponibles y el alza de precios correspondiente, mostrando el cinismo de la “revolución verde” de la burguesía.

Por último, está la aplicación de “tecnología verde”; tal vez, la más curiosa y desopilante. Las medidas van desde la creación de árboles artificiales hasta “proyectos (que) suponen usar aviones de alto vuelo, armas navales o gigantescos globos para lanzar materiales reflexivos (aerosoles de sulfato o polvo de oxido de aluminio) en la estratosfera para refractar los rayos del sol. Hay hasta propuestas de crear ‘partículas diseñadas’ que van a ser ‘auto-levitantes’ y ‘auto-orientadas’ que se desplazarán por la atmósfera sobre los polos para proveer ‘sombrillas’ a la región polar”. [5] En síntesis, los gobiernos imperialistas que se reúnen en Copenhague junto a sus socios menores de los países “en desarrollo” no pueden profundizar medidas de solución al cambio climático. Porque en definitiva, como sostiene Kovel (recordando las enseñanzas de Karl Marx) [6], “el capitalismo es el motor irrefrenable de la crisis ecológica”(continuará) [7].


Qué es el cambio climático

Desde sus inicios el capitalismo viene incrementando el registro de (CO2) y otros gases de efecto invernadero (GEI), elevando la temperatura de la superficie de la Tierra incluyendo los océanos. Estas emisiones aumentaron más de 30% en sólo 150 años, es decir grandes cantidades en tiempos muy cortos, lo que acota la capacidad natural para su asimilación. En 400.000 años no se han detectado semejantes niveles de emisión en tiempos tan cortos.

En este gráfico se observa la evolución de la temperatura en los últimos 1000 años, apreciándose una tendencia decreciente (fría) hasta aproximadamente1900. A partir de ahí comienza un salto abrupto y acelerado de la temperatura en la línea del tiempo, que coincide con el inició de la era industrial capitalista y continua aumentando, modificando el ritmo natural en base a la contaminación de GEI. Fuente IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU)

Este fenómeno impide la salida hacia el espacio de parte del calor enviado por el sol, elevando las temperaturas terrestres y produciendo transformaciones climáticas impredecibles. Consecuencias como el derretimiento de los polos eleva el nivel del mar y amplias zonas costeras.

Espacialmente las regiones más empobrecidas del planeta como África o América Latina son las que lo sufren. Enfermedades como la malaria, el dengue y el mal de Chagas se extienden y golpean a pobres urbanos y rurales.

  • TAGS
  • NOTAS
    ADICIONALES
  • [1Este tratado intentaba regular y reducir las emisiones de carbono. No lo logró. Las emisiones han aumentado aún más desde su realización en 1997. EE.UU. negaba la “acción del hombre” en el cambio climático y nunca adhirió al tratado.

    [2Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Dic. 2009).

    [3James O’Connor, “¿Es posible el capitalismo sostenible?”

    [4Le Monde Diplomatique, diciembre 2009.

    [5John Bellamy Foster , “Capitalismo en el país de las maravillas”.

    [6Joel Kovel, “El enemigo de la naturaleza. ¿El fin del capitalismo o el fin del mundo?” Ed. Tesis 11, Bs. As. 2005.

    [7Colaboración periodística y militante: D. Dalai, Luigi y Valeria F.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)