FT-CI

Yemen

El régimen represor acorralado

31/03/2011

Yemen no ha sido la excepción en la ola de protestas que conmueven el mundo árabe y musulmán. Después de seis semanas de manifestaciones contra el presidente Saleh, en el poder hace 33 años, la represión del viernes 18/3 marcó un punto de inflexión. El 18/3, después de los rezos tradicionales hubo una nueva manifestación en Saná que fue duramente reprimida, con el resultado de 52 personas muertas. Desde ese momento se han acelerado los tiempos de la crisis política, con renuncias y amenazas de “guerra civil”, en un país cruzado por divisiones tribales. En los últimos días, en un episodio poco claro una fábrica de municiones en el sur del país explotó y causó más de 100 muertos, mientras en el centro del país un gobernador leal a Saleh fue apuñalado; el régimen ha utilizado estos dos hechos para volver a agitar el fantasma de al-Qaeda y lanzar órdenes de arresto. Ante este escenario, Arabia Saudita, con lazos e influencia entre varias tribus del norte, viene presionando por una salida negociada que puede incluir retirar su apoyo al actual presidente Saleh.

Divisiones

Después de la represión del 18/3, el Gral. Ali Mohsen al-Ahmar, comandante de la I División Blindada del Ejército y medio hermano del presidente, declaró que desertaba del gobierno de Saleh para unirse a la protesta de jóvenes y trabajadores. Desde ese momento, empezaron a profundizarse las tensiones entre el régimen y los opositores. Luego de la represión, y ante la agudización de la crisis, Saleh echó a todo su gabinete después de un mes de revueltas que piden su renuncia y exigen reformas democráticas en el régimen que ha conducido el país durante más de 30 años.

El 21/3 se dieron algunos choques entre la Guardia Republicana leal a Saleh y los desertores liderados por al-Ahmar, que supuestamente desplegaron sus tropas “para proteger a los manifestantes”.

Hasta ahora, Saleh venía apoyándose en alianzas tribales, una política que ha utilizado desde la unificación del país en 1990. La renuncia del general al-Ahmar tuvo repercusiones también entre los jefes tribales: el líder de la tribu Hashid (la más importante y de la que forma parte la familia de Saleh) y del partido opositor Islah, Sadeq al-Ahmar, pidió al presidente en una declaración que escuche el reclamo el pueblo y de un paso al costado (Al-Jazeera, 21/3). Por su parte, el hermano de Sadeq, Hamid al-Ahmar, un poderoso empresario y “hombre fuerte” de la oposición, es señalado como uno de los posibles sucesores ante una eventual caída de Saleh.
Sin embargo, la oposición del Jeque al-Ahmar no representa necesariamente a toda la comunidad Hashid y otras tribus como la Bakil, que lejos están de apoyar la llegada al poder del líder de los Hashid. A estas divisiones se suma el movimiento secesionista de Yemen del Sur (ver recuadro), que también exigen la renuncia de Saleh.

A pesar de su negativa a renunciar, el presidente ha mantenido negociaciones con la coalición opositora Joint Meetings Party-JMP (cuyos partidos más importantes son el Islah y el Partido Socialista de Yemen) para una supuesta transición. Sin embargo, hasta el momento la única oferta que ha hecho Saleh es el compromiso de retirarse al final de su actual mandato que vencería a fines de 2011, propuesta rechazada por la oposición y los manifestantes.

Ante las protestas y las divisiones Saleh intenta alentar el fantasma de la guerra civil (con el precedente libio y la intervención imperialista en curso). Y no está descartado un escenario donde se agudicen las divisiones tribales y políticas.
En este sentido, Yemen estaría más cerca del caso libio y más lejos del proceso egipcio. Yemen no cuenta con un Ejército unificado y prestigiado ante la población, al contrario, la institución está fuertemente asociada a la figura de Saleh y su familia y cruzada por viejas divisiones tribales.

Aliados e intereses

Yemen viene siendo un firme aliado de Estados Unidos en la región. El presidente norteamericano Barack Obama ha mantenido esta relación de cooperación, ayuda militar y financiera, que aumentó considerablemente luego del frustrado atentado en un avión que se dirigía a EE.UU. el 25/12/2010 (perpetrado por un joven nigeriano supuestamente entrenado por “terroristas” en Yemen).
Al interés de Estados Unidos por mantener en el poder a un aliado, se suma la inquietud de Arabia Saudita frente a la inestabilidad en otro de sus vecinos. La monarquía saudí, que desplegó tropas en el pequeño reino de Bahrein para colaborar con la monarquía local en la represión de las protestas, le teme como a la peste a que las protestas de los Ismailis del norte de Yemen lleguen al sur de su país, especialmente a las provincias Najran y Jizan de mayoría chiita. Lo mismo sucede en la región orientan del país, donde se concentra el petróleo saudí y la poderosa clase obrera petrolera mayoritariamente chiita.

Presiones y perspectivas

Luego de la renuncia de al-Ahmar, veinte embajadores yemeníes renunciaron a sus cargos en diversos países, entre ellos Egipto, Arabia Saudita, España, Alemania y el Reino Unido. La mayoría de ellos tomaron su decisión en rechazo a la matanza del viernes 18/3 cuando francotiradores oficialistas dispararon contra los manifestantes que acampaban en la Universidad de Saná.
En este marco se realizó el 26/3 una reunión entre la oposición (JMP) y el partido gobernante (Congreso General del Pueblo), donde se habría discutido una transición negociada. Sin embargo, un día después, el gobierno aseguró que sólo accedería a dejar el poder si puede traspasarlo “a manos seguras” para “evitar un baño de sangre”. El partido de gobierno propuso elaborar una nueva Constitución y convocar a elecciones legislativas y presidenciales para fines de 2011, mientras tanto Saleh se quedaría en el poder.
Hasta ahora, todas las propuestas que ha presentado Saleh con el objetivo de calmar los ánimos han sido rechazadas tanto por la oposición como los manifestantes, que volvieron a marchar en Saná y otras ciudades el 27/3 pidiendo la renuncia del presidente. Ni siquiera la liberación de más de 250 presos políticos apagó las protestas (el gobierno esperaba que este gesto de “buena voluntad” suavizara las críticas).

Las opciones “diplomáticas” se acaban mientras crece la preocupación de los aliados de Yemen, centralmente de Estados Unidos y de Arabia Saudita. Saleh ha negado que vaya a renunciar, como dejó en claro con sus declaraciones contra las manifestaciones: “Nos mantendremos firmes y les haremos frente con todo el poder que tenemos”. Sin embargo, uno de los principales actores, la monarquía saudí, anunció que ha conformado un gabinete especial para “establecer contactos con todas las fuerzas ante la eventual salida del hombre [Saleh]” (El País). Por su lado, EEUU volvió a agitar el fantasma de al-Qaeda y por ahora declara que no tiene planes para un Yemen post-Saleh, según declaró su secretario de Defensa Robert Gates (Reuters).

La crisis en Yemen se suma a las revueltas que enfrentan varios países de Medio Oriente y el Norte de África. La agudización de las tensiones en este país vuelve a poner sobre el tapete el apoyo de EEUU y las potencias imperialistas europeas a los dictadores y monarcas de la región que reprimen las protestas en sus respectivos países, mientras bombardean Libia en nombre de la “defensa de la población civil y la lucha por la democracia”.

En Yemen

• 23,8 millones de personas viven en el país más pobre del mundo árabe

• 50% de la población vive debajo de la línea de pobreza y un tercio sufre de hambre crónica

•54% es analfabeto

• 35% de la población está desocupada

Un país dividido

Durante siglos Yemen, un pequeño país ubicado en el sur de la Península Arábiga (al sur de Arabia Saudita), estuvo controlado primero por diferentes califatos de Egipto y después por el Imperio Otomano. Desde el siglo XV varias potencias coloniales y la monarquía saudí se disputaron el importante puerto de Adén, donde se instalará Gran Bretaña desde 1839. Después de la Primera Guerra Mundial, Yemen atraviesa un breve periodo como reino independiente hasta 1926 cuando Arabia Saudita vuelve a reclamar soberanía sobre la región de Asir; mientras tanto, Adén se conforma como colonia británica junto con los protectorados oriental y occidental.

En 1945 se constituye la República Árabe de Yemen o Yemen del Norte, con influencia saudí. Es un reino hasta 1962, cuando se derroca al último rey, y hasta el 1970 es atravesada por una guerra civil, producto de los múltiples enfrentamientos tribales.

Mientras tanto, continúa el control británico del sur hasta que en 1967 se conforma la República Democrática Popular del Yemen o Yemen del Sur. Gobernado por el Partido Socialista de Yemen, recibirá apoyo político pero sobre todo militar de la URSS burocratizada.

Después de varios enfrentamientos entre el Norte y el Sur, en 1981 comienza el proyecto de la reunificación con un plan para una nueva Constitución. El acuerdo se sella 22/5/1990 y se funda la República de Yemen. Saleh era presidente de Yemen del Norte y asume en 1990 como presidente de la república unificada. Este aliado norteamericano y de la monarquía saudí (sunitas) lleva adelante hace años una guerra sucia contra la población Houti (chiítas) del norte y contra tendencias separatistas en el sur.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)