FT-CI

Un partido que de trabajador solo conserva el nombre

Lulismo y petismo después de siete años dirigiendo el Estado

26/02/2010

En su IV Congreso, realizado después del carnaval, el PT conmemoró sus 30 años de confirmando a Dilma Roussef, la elegida de Lula, como la candidata de continuidad para mantener el PT durante cuatro años más como el principal partido de gobierno. Más allá de las objeciones iniciales sobre Dilma, que no es una militante histórica del PT, a pesar de su pasado de resistencia a la dictadura (se afilio en 2001, venía del PDT de Brizola), el congreso del PT aceptó sin mayores cuestionamientos la elección del presidente Lula. Ese hecho fue resaltado alegremente por todos los diarios y revistas más reaccionario como una prueba del control cuasi absoluto que ejerce Lula dentro del PT, que, sin embargo, olvidan mencionar que esto sólo igual al PT con el resto de los partidos del régimen, incluso el PSDB y DEM, todos controlados por caudillos locales y regionales.

En lo fundamental –elegir a Dilma como candidata de continuidad del gobierno de Lula- el PT mostró una enorme unanimidad entre todas sus tendencias internas. El costo que Lula y su candidata pagarán por esa unanimidad fue la votación de resoluciones puntuales, que responden a intereses electorales de determinados sectores internos, pero que no fueron parte de la política de gobierno, como la exigencia de reducción de la jornada (laboral) a 40 horas, la resolución en defensa de los derechos de de los homosexuales en las Fuerzas Armadas y contra el monopolio de las telecomunicaciones. Como dijo el propio Lula, tranquilizando a la burguesía, “el partido muchas veces defiende principios y cosas que el gobierno no puede defender”, y con otras palabras, pero con el mismo contenido, Walter Pomar, presidente de Articulaçao de Esquerda, “la coalición (partidos que apoyarán a Dilma) tendrá un programa más de centro, estamos seguros, pero no por nosotros. Nuestra posición como partido en la coalición será más a la izquierda”. Así mismo, eso no es suficiente, con razón, para tranquilizar a la burguesía, que sabe bien que Lula no es Dilma.

Es bastante incierta la perspectiva de un “lulismo sin Lula”, centralmente frente a la perspectiva de una nueva recaída de la crisis capitalista que provocaría una mayor inestabilidad política y procesos de lucha de clases en Brasil. El lulismo logró al mismo tiempo integrar los sindicatos al gobierno, los movimientos populares y la mayoría de los sectores burgueses, asimilando al bloque oficialista a la centroizquierda, el centro y la mayoría de la centroderecha, aislando a la extrema izquierda y a la oposición burguesa del PSDB-DEM, pero difícilmente Dilma tendrá la misma suerte.

PT, CUT y lulismo en la era pos-Lula

Recientemente el petitsa André Singer publicó un artículo donde analiza el lulismo, buscando demostrar las bases económicas y sociales de este nuevo fenómeno político. Correctamente apunta a hubo una ampliación de la base de Lula más allá de los sectores tradicionales de la clase obrera organizada y de las clases medias, llegando a los sectores más pobres de la población, que desde el gobierno de Collor servían como base social de la derecha contra Lula y el PT. Analiza los resultados de las elecciones de 2006 para afirmar que Lula modificó su base social perdiendo peso en la clase media y ganando en los sectores populares, mientras el PT mantiene su base tradicional y plantea que no se trata de un dislocamiento meramente electoral, sino un proceso social profundo, basado en el aumento del salario mínimo, la Bolsa Familia (plan social) y otros procesos que levaron la renta de un amplio sector de la población. Ese esquema del lulismo, según el autor, apuntaría a un regreso del populismo, con un gobierno popular y una oposición de una derecha reaccionaria que se apoya en las clases medias. Es innegable que este análisis dialoga bien con la realidad, sin embargo partiendo de una falsa visión de composición de clases del lulismo y escondiendo el papel de la burguesía más concentrada y del imperialismo. Desde el escándalo del “mensalao” (coimas mensuales en el Parlamento), que derribó a las figuras más importantes del PT como José Genuíno, que ahora vuelven a escena, es un lugar común al análisis de que el gobierno de Lula se volvió cada vez más autónomo con relación al PT, pero es muy exagerado afirmar que se volvió independiente de su base social tradicional.

Hoy, después de siete años al frente del estado, puede cuestionarse si el PT como partido aún conserva lazos orgánicos con los sindicatos y movimiento populares, pues sus principales dirigentes ha están mucho más ligados a las empresas capitalistas y los fondos de pensión que al movimiento de masas. Sin embargo, importantes sectores del partido conservan sus posiciones al interior de la CUT, de los movimientos populares y de derechos humanos y son un importante componente del esquema político del lulismo, al mantener el movimiento de masas dentro de los límites aceptables para la burguesía. En caso que ganara Dilma o Serra las condiciones que garantizan ese control se alterarán.

En un gobierno de Dilma, es posible prever una mayor disputa entre el PT y el PMDB por cargos en el gobierno, lo que puede debilitar la unidad interna del PT y perjudicar la gobernabilidad. Con una victoria de Serra el cuadro puede complicarse todavía más. Miles de petistas perderían sus cargos en las estatales y fondos de pensión y buscarían retomar los lazos con sus bases tradicionales, aprovechando el hecho de estar en la oposición al gobierno federal. Sin dinero estatal para mantener la unidad partidaria, se puede esperar un proceso de agudización de las divergencias internas del PT, aun más en el caso de un gobierno de Serra que intente llevar adelante ataques más duros contra los trabajadores y sus organizaciones, generando un proceso más o menos extendido de resistencia que el PT intentará dirigir y controlar, aunque con una debilidad aún mayor de la que tenía cuando prestó este mismo servicio durante el gobierno de Cardoso.

La decadencia del PT y la necesidad de una alternativa obrera y socialista

El PT hoy es una sombra de lo que fue en el pasado, hasta la década de 1990 inclusive, cuando a pesar de los puestos conquistados en el aparato estatal a través de las gobernaciones y parlamentarios, todavía contaba con una extendida militancia de base en los sindicatos y movimiento populares y era capaz de renovarse atrayendo nuevas camadas de jóvenes estudiantes o trabajadores para el partido. Todo eso cambió. Aunque el PT conserva su poder de movilización a través de la CUT, de las asociaciones barriales y de sus figuras públicas, ya no cuenta con una militancia activa, capaz de atraer a la juventud, pues esa militancia fue completamente sustituida por burocracias sindicales e del aparato del Estado. Pero ese proceso, al contrario incluso de lo que creen corrientes fuera del PT que se reivindican revolucionarias, no se dio exclusivamente a partir de que comenzó a ingresar en las gobernaciones en 1988 con la victoria de Luiza Erundina en San Pablo. Ya en su fundación, un sector sindicalistas lulistas e intelectuales reformistas, que eran la mayoría de su dirección, buscaba contener las tendencias al clasismo que se expresaba en las bases obreras que querían construir un “partido sin patrones ni generales”. Paso a paso la dirección mayoritaria del PT fue neutralizando la base obrera, colaborando con la transición negociada con los militares que dio origen a la “Nueva República” y allanando el camino por el cual el PT llegó a lo que es hoy, un partido donde transitan tranquilamente patrones y militares, un partido de figurones, parlamentarios y arribistas pequeñoburguesas sin ningún lazo orgánico con la clase obrera.

A lo largo de este proceso, los grupos de la izquierda petista que rompieron en 1989 (PCO) y a principios de la década de 1990 (PSTU) fueron incapaces de transformarse en una alternativa real a la política de Lula, Dirceu y compañía, porque a lo largo de la década de 19800, cuando el PT ya había abandonado su curso centrista y se había transformado en un partido del nuevo régimen, echaron mano de una política de independencia de clase en nombre de mantener la unidad del PT. Hoy, cuando la perspectiva de la crisis capitalista y de la sucesión de Lula pueden desembocar en un nuevo ascenso de luchas en Brasil, la clase obrera brasileña -la más importante y concentrada del continente, que incorporó en sus filas a un importante contingente de jóvenes trabajadores precarizados y negros – poniéndose en pie y mostrando toda su fuerza, aprendiendo las lecciones de la experiencia política con el PT, planteará una vez más la necesidad de un partido de clase. Llamamos a todos los sectores que se reivindican revolucionarios a hacer un análisis crítico de su trayectoria en el PT y, superando decididamente la política de conciliación de clases del lulismo, abrir el debate de la necesidad de construir un partido revolucionario y de cuáles son las vías para conquistarlo. Desde la LER-QI, creemos que este partido debe prepararse fundamentalmente probándose en la lucha de clases y dotándose de una estrategia y un programa revolucionario. Ese sería el camino para construir una alternativa obrera y socialista, que, nosotros creemos, debe ser un partido revolucionario de trabajadores, capaz de hacer frente a los ataques de la burguesía y del imperialismo y luchar por la toma del poder por los trabajadores y el pueblo pobre de la ciudad y del campo.

Notas relacionadas

No hay comentarios a esta nota

Periódicos

  • PTS (Argentina)

  • Actualidad Nacional

    MTS (México)

  • LTS (Venezuela)

  • DOSSIER : Leur démocratie et la nôtre

    CCR NPA (Francia)

  • ContraCorriente Nro42 Suplemento Especial

    Clase contra Clase (Estado Español)

  • Movimento Operário

    MRT (Brasil)

  • LOR-CI (Bolivia) Bolivia Liga Obrera Revolucionaria - Cuarta Internacional Palabra Obrera Abril-Mayo Año 2014 

Ante la entrega de nuestros sindicatos al gobierno

1° de Mayo

Reagrupar y defender la independencia política de los trabajadores Abril-Mayo de 2014 Por derecha y por izquierda

La proimperialista Ley Minera del MAS en la picota

    LOR-CI (Bolivia)

  • PTR (Chile) chile Partido de Trabajadores Revolucionarios Clase contra Clase 

En las recientes elecciones presidenciales, Bachelet alcanzó el 47% de los votos, y Matthei el 25%: deberán pasar a segunda vuelta. La participación electoral fue de solo el 50%. La votación de Bachelet, representa apenas el 22% del total de votantes. 

¿Pero se podrá avanzar en las reformas (cosméticas) anunciadas en su programa? Y en caso de poder hacerlo, ¿serán tales como se esperan en “la calle”? Editorial El Gobierno, el Parlamento y la calle

    PTR (Chile)

  • RIO (Alemania) RIO (Alemania) Revolutionäre Internationalistische Organisation Klasse gegen Klasse 

Nieder mit der EU des Kapitals!

Die Europäische Union präsentiert sich als Vereinigung Europas. Doch diese imperialistische Allianz hilft dem deutschen Kapital, andere Teile Europas und der Welt zu unterwerfen. MarxistInnen kämpfen für die Vereinigten Sozialistischen Staaten von Europa! 

Widerstand im Spanischen Staat 

Am 15. Mai 2011 begannen Jugendliche im Spanischen Staat, öffentliche Plätze zu besetzen. Drei Jahre später, am 22. März 2014, demonstrierten Hunderttausende in Madrid. Was hat sich in diesen drei Jahren verändert? Editorial Nieder mit der EU des Kapitals!

    RIO (Alemania)

  • Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica) Costa Rica LRS En Clave Revolucionaria Noviembre Año 2013 N° 25 

Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. martes, 19 de noviembre de 2013 Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua

    Liga de la Revolución Socialista (LRS - Costa Rica)

  • Grupo de la FT-CI (Uruguay) Uruguay Grupo de la FT-CI Estrategia Revolucionaria 

El año que termina estuvo signado por la mayor conflictividad laboral en más de 15 años. Si bien finalmente la mayoría de los grupos en la negociación salarial parecen llegar a un acuerdo (aún falta cerrar metalúrgicos y otros menos importantes), los mismos son un buen final para el gobierno, ya que, gracias a sus maniobras (y las de la burocracia sindical) pudieron encausar la discusión dentro de los marcos del tope salarial estipulado por el Poder Ejecutivo, utilizando la movilización controlada en los marcos salariales como factor de presión ante las patronales más duras que pujaban por el “0%” de aumento. Entre la lucha de clases, la represión, y las discusiones de los de arriba Construyamos una alternativa revolucionaria para los trabajadores y la juventud

    Grupo de la FT-CI (Uruguay)